23 de agosto de 2011

La huida


Abrió la puerta para marcharse y no vio a nadie que le recibiera en el exterior. Todo estaba desierto. Hasta su casa estaba vacía y por eso quería irse. Necesitaba sentir otras vidas. Escuchar otros sonidos. Oler otros aromas. Huir. Cambiar de registros para saber que existía.

Metió las manos en los bolsillos y no había nada. Bueno sí... la arrugada servilleta de papel que decía:

(MariluzGH)
Safe Creative #1108239918048

15 comentarios:

  1. Y aunque -como sabrás- alguien dijo que "el infierno son los otros", no somos sin los otros, sin nuestros espejos necesarios.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. GENIAL, GENIAL!!!!!!!
    MUCHOS BESOS

    ResponderEliminar
  3. Huir de nadie hacia nadie.
    Eso sí que es una cárcel.

    Besos y gente

    ResponderEliminar
  4. Y vuelva cuando quiera.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  5. Visitas que dejan huella y lugares que pasan.

    Cómo se hace para cargar un aroma en la maleta???

    Te dejo besos...tres, porque son tres los emisarios.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué triste ser visita en la propia casa! Hay ocasiones en que la soledad se disfruta, y otras, en que se convierte en la peor trampa...

    Excelente microrrelato, Marialuz.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  7. ¡Impresionante! Con tan pocas palabras llevas al lector a una casa y ciudad vacía y lo resuelves todo con un "Gracias por su visita". Rabiosamente ingenioso.
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  8. Tal vez esa servilleta contenga ese aroma, ese tacto y esa vision necesaria para que un recuerdo se convierta en placer.
    Aveces un simple "Gracias", significa esa palmada en la espeda que reconforta el cuerpo y alma.
    Abrazos, guapa.
    Ricard

    ResponderEliminar
  9. Haces sentir con gran ironía la soledad con todo su peso. Enhorabuena, Mariluz.
    Un abrazote enorme.
    Leo

    ResponderEliminar
  10. Pocas cosas producen tanto temor como la soledad...

    Cuando llega, es imprescindible huir de ella, sea como sea.

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  11. Siempre estupendos los posts que nos dejas. Gracias por compartir.

    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. Huyó de la soledad donde se encontraba para encontrarse con casi nada, una servilleta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. No podemos huir de nosotros, de alguna manera tenemos que reconciliarnos y aceptarnos, un placer, saludos

    ResponderEliminar
  14. Tu eres Mariluz?, la petorra que copiaba los exámenes en clase, y ahora te dedicas a copiar textos
    de poetas verdad?,
    sigues siendo la misma de siempre.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por llamarme poeta, autodenominada "Solidaridad"... está claro que no me conoces: yo doy la cara
    ah ¿sabías que escribir en mayúsculas -en internet- indicas que estás gritando y es una falta de educación?... ya van dos

    ResponderEliminar