13 de septiembre de 2012

Lección de anatomía

La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp
Rembrandt van Rijn, 1632
Mauritshuis, La Haya 


Buscáis en el lugar equivocado;
no es un apéndice extirpable,
tampoco un ganglio mal formado;
ni siquiera una válvula obstruida del corazón.

La tristeza es la espina del amor.

(MariluzGH)

Safe Creative #1209132336233

22 comentarios:

  1. En que momento Mariluz...en que momento me aleccionas con este descubrimiento, hoy hubiera preferido la ignorancia.
    Bello muy bello, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Carolina hagamos, pues, como que no he dicho nada.

      Dos besos para ti que conjuren las espinas

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ni limar las puntas...

      abrazos libres de espinas

      Eliminar
  3. PROFUNDAS, MUY INTERIORES LETRAS!!!
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Profundo el dolor que provocan, amigo poeta

      Un abrazo :)

      Eliminar
  4. Y cómo punza...
    Abresos +++

    ResponderEliminar
  5. Una espina de siete púas... Por lo menos.

    Muy bueno

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Se podría decir más alto, pero no más claro.
    Qué razón llevan tus palabras.
    Un gusto compartirlas.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Me gusta el enfoque poético que le has dado a esta obra de Arte,tu propia interpretación,sabia y humana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez me dejé llevar por lo que hablamos en tu taller sobre la interpretación personal de cada obra que vemos :)

      Beso, compi

      Eliminar
  8. Sabías palabras, querida amiga con un colofón insospechado y tan, tan real.
    Abrazos por dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La experiencia hace sabios dicen los que realmente saben, querida Beatriz

      más dos

      Eliminar
  9. Tengo mucha familia de pescadores y pescateras. Me encanta el pescado, pero de niño estaba harto de tanto que comía. Cuando los otros niños me decían que tampoco les gustaba, pero por las espinas, les llamaba "milindris" ("melindres" a mala leche) y me entendían.
    Las espinas se comen si son pequeñas y si no se apartan. Cuando no la ves y se te atraviesa, carraspeas... y si todavía no... te metes los dedos y la sacas... que llegas. Mi mamá me sonreía aunque mi papá no sé que le gritaba, y yo feliz, porque al Nesquick calentito pasaba.
    Moraleja: La felicidad es la espina del amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta cuando le das la vuelta a las cosas bixen...

      por cierto, yo como el boquerón sin quitar las espinas; pero es el único pescado que me verás comer en público ;)

      abrazo sin moraleja

      Eliminar
  10. No se ve, pero duele que no veas.
    Espina, estela, huella..., siempre está ahí para nuestro fastidio.
    Un abrazo grandote, Mariluz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La experiencia habla por nuestras palabras, por lo que veo...

      Grande para ti Isabel :)

      Eliminar
  11. Sólo me queda decirte: soberbio! Y me sumo a las palabras de Isabel: no se ve, pero duele que no veas.
    Un abrazo gigante :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alegría de verte Edu. ¡Gracias!

      gigante para ti... que te repongas pronto

      Eliminar