29 de enero de 2013

Humo al humo


Sus ojos se detuvieron en el doble ancho de la caja donde yace su marido. Trata de articular palabras, pero la sorpresa y el enojo se lo impiden. Por contra, siente nacer desde lo más profundo de las entrañas una hiriente carcajada. Libre y liberadora. Por fin consigue arrancar las telarañas de su garganta  y con voz enronquecida le espeta:

- Y aquí estás, al fin, víctima de tus propios abusos y desmanes. Te creíste invencible y todopoderoso menospreciando la humillación constante de tu mujer. Polvo al polvo. Humo al humo. Ya pueden cerrar la caja.

Difícil será encontrar los restos de veneno que inyecté en los cigarrillos que hoy has fumado. Ceniza a la ceniza. Tú a la caja. Yo, por fin libre.

Acabado el oficio religioso se reúnen los vecinos y entre susurros comentan:

-Pobrecita, viuda tan joven.

¡¡¡Si ellos supieran!!!
(MariluzGH)

-------------------------
Sutil modificación al minirrelato llamado "Aros de humo", a tenor de los comentarios hacia un final diferente.
-------------------------

25 de enero de 2013

Palo solitario

"Palo solitario"
foto analógica tomada desde Monte Hacho - Ceuta en 1980
autor: Escolástico Martín, de Marbella.

El Amor quedó suspendido, 
como una "A",
en el tendido eléctrico,
frágil y rielante;
pero con la firme decisión 
de lanzarse al vacío,
donde espera la mar,
Alfa de un horizonte sin ataduras.

(MariluzGH)

Gracias, Tico, por permitirme utilizar la preciosa fotografía que inspiró estos humildes versos.

20 de enero de 2013

Aros de humo


Nunca fue fácil seguir tus pasos al ritmo y sin descansos. Eras agotador y disfrutabas al comprobar cuántos metros me había quedado atrás. Entonces parabas y encendías un cigarrillo y mientras yo llegaba, tú hacías aros de humo sonriendo con malicia, como un niño malcriado. Y como tal, cuando llegaba a tu altura, sin mirarme, reiniciabas tu maratón particular a ninguna parte. Porque la triste realidad es que nunca llegaste a ningún destino. Hasta hoy, que aquí estás entre cuatro velas, sin flores, y dentro de una caja de pino con el doble del ancho de tu cuerpo. No sé para qué. Pero ahí estás; bien vestido y perfumado; sin más compañía que mi silencio acusador y mis resecos ojos. Sola, porque nunca quisiste tener hijos; decías que éste no era mundo para criar niños sanos. Niños -decías- que al hacerse mayores te mandarían a un asilo y a mi me utilizarían de criada en nuestra propia casa. Como si no lo hubiese sido siempre. No tenemos vecinos ni amigos. Tú decías que los vecinos solo sirven para perderte las herramientas y los amigos solo te recuerdan cuando se les acaba el dinero y vienen a beberse tu vino y comerse mis asados. Tampoco tenemos compañeros de trabajo. Siempre trabajamos nuestras tierras y decías que con nuestras manos nos bastaban. Lo tenías todo calculado; medido; pensado... hasta dejaste cavada la fosa y la caja dentro aguardando los cuerpos. Y por eso te odio más que antes; porque ahora comprendo para qué tanta anchura. Ahí te imagino esperándome fumando tu postrer cigarrillo haciendo aros de humo. Échate a un lado que me tumbaré a tu lado.

Cuando alguien venga por aquí y nos vea dirá: «¡cuánto se querían!»...

Ay, si los muertos hablaran.

(MariluzGH)

15 de enero de 2013

El sastre

El sastre - Giovanni Battista Moroni - 1565/1570
óleo sobre lienzo - National Gallery, Londres

No es fácil mirar atrás
y no encontrar tus huellas
protegiendo mi camino;
las borró el viento y el mar
una madrugada fría.

Mis rasgos son más tuyos que míos
y -con los años- te veo más en mi;
no me molesta;
pero duele haber perdido la oportunidad del beso;
duelen los silencios,
las distancias insalvables
y el rencor sordo por las incomprensiones.

Los padres no son amigos.
No deben serlo.
Pero los hijos aprendemos demasiado tarde
que a esas edades
no necesitamos complicidades
sino amor y respeto por ambas partes.

Camino por las calles que te conocieron.
En ellas no tengo identidad;
para todos sigo siendo:
la hija de "el sastre".

(MariluzGH)


A mi padre: Diego "El Sastre"

10 de enero de 2013

Melancolía

Melancolía - Constance Marie Charpentier - 1801
óleo sobre lienzo - Musée de Picardie, Amiens

Soy el anagrama de tu risa
-expresión viva de tu alegría-,
presencia ausente de encantos
ardor de pasión fría.

Soy la nota discordante de tu pentagrama
la corchea convertida en fusa
sin clave y armonía,
en fuga constante y sin tocata.

Soy el pincel olvidado sin limpiar
con todos los sentimientos apelmazados
como la pintura reseca
y sin color definido de tu paleta.

Soy el agujero negro de tu cosmos
que todo lo traga sin tregua;
la estrella errante sin destino
en la galaxia de tu vida.

Soy el vacío.
La melancolía que arrasa.

(MariluzGH)

4 de enero de 2013

Proserpina

Proserpina - Dante Gabriele Rossetti - 1882
 óleo sobre lienzo
Birmingham Museum and Art Gallery, Birmingham

Condenada al submundo por amarte;
en perpetua humillación
y en persecución constante;

como Proserpina, secuestrada,
pero sin tiempos parciales.

Fuerza generadora de besos
que calmas los deseos
de cada pliegue de mi piel.
Aire vendaval caliente
que enciendes a cada paso mis poros
y me quemas
y me abrasas...

Tú, que me hielas con cada huida 
y un nuevo trocito de cielo me robas
dejando más cerca el infierno de la soledad.

(MariluzGH)