20 de enero de 2013

Aros de humo


Nunca fue fácil seguir tus pasos al ritmo y sin descansos. Eras agotador y disfrutabas al comprobar cuántos metros me había quedado atrás. Entonces parabas y encendías un cigarrillo y mientras yo llegaba, tú hacías aros de humo sonriendo con malicia, como un niño malcriado. Y como tal, cuando llegaba a tu altura, sin mirarme, reiniciabas tu maratón particular a ninguna parte. Porque la triste realidad es que nunca llegaste a ningún destino. Hasta hoy, que aquí estás entre cuatro velas, sin flores, y dentro de una caja de pino con el doble del ancho de tu cuerpo. No sé para qué. Pero ahí estás; bien vestido y perfumado; sin más compañía que mi silencio acusador y mis resecos ojos. Sola, porque nunca quisiste tener hijos; decías que éste no era mundo para criar niños sanos. Niños -decías- que al hacerse mayores te mandarían a un asilo y a mi me utilizarían de criada en nuestra propia casa. Como si no lo hubiese sido siempre. No tenemos vecinos ni amigos. Tú decías que los vecinos solo sirven para perderte las herramientas y los amigos solo te recuerdan cuando se les acaba el dinero y vienen a beberse tu vino y comerse mis asados. Tampoco tenemos compañeros de trabajo. Siempre trabajamos nuestras tierras y decías que con nuestras manos nos bastaban. Lo tenías todo calculado; medido; pensado... hasta dejaste cavada la fosa y la caja dentro aguardando los cuerpos. Y por eso te odio más que antes; porque ahora comprendo para qué tanta anchura. Ahí te imagino esperándome fumando tu postrer cigarrillo haciendo aros de humo. Échate a un lado que me tumbaré a tu lado.

Cuando alguien venga por aquí y nos vea dirá: «¡cuánto se querían!»...

Ay, si los muertos hablaran.

(MariluzGH)

28 comentarios:

  1. Amiga, tremendo relato... Despiadado relato...

    Pero es cierto, la vida, si no es compartida, no es vida...

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es triste llegar a un final tan drástico ¿verdad?

      Fuerte para ti, poeta de la imagen

      Eliminar
  2. Si los muertos hablaran, éste diría que le has matado tú, y que no te vas a tumbar a su lado. Y en cuanto puedas, te vas a la calle, a celebrar tu libertad.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubiese estado bien darle un guiso con matarratas ;) y otro a ella por no hacer lo que dices :)

      Abrazos

      Eliminar
  3. Un relato fantástico Mª Luz, tremendo, tristísimo, por eso ¿y si cambiamos el final? esta mujer se merece otro final, total él ya está donde queria estar...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tu crees que merece otro final? A ver si le doy la vuelta en otro ;)

      Dos para ti

      Eliminar
  4. Fuerte y duro. Un relato que refleja la realidad de convivencias crueles y dependientes hasta el final.
    Porque la actitud de él no tiene nombre pero ella, aún estando libre, ya no sabe serlo...
    La música, amiga, maravillosa.
    Cariños varios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Lolilla, me sobrecogen las situaciones que derivan en una dependencia tan absorbente.

      La música había desaparecido del blog cuando cerró la web que daba servicio gratuito; ayer encontré otro lugar y he podido poner las mismas piezas que estaban, con la suerte de que ahora no se corta la canción cuando se hacen comentarios :)

      Abrazos para ti

      Eliminar
  5. Tremenda realidad de muchas mujeres, ....aún después de su muerte.
    La música, maravillosa.
    Un abrazo, Mari Luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A algunas he conocido, aunque no tan al extremo de la protagonista de éste relato, claro.

      La música ha vuelto a casa :)

      Muchos abrazos para ti

      Eliminar
  6. Como muchas otras en su misma situación ahora será cuando comience a vivir. Triste, pero no alejado de la realidad de muchas mujeres que viven sufriendo en silencio.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a intentar darle otro giro al relato, ya que parece que preferís otro final ;)

      Dos abrazos para ti

      Eliminar
  7. Mariluz...

    Triste, muy triste "vivir" en función de otra persona.

    La dependencia como arma de destrucción masiva.

    Cuantas protagonistas de historias como esta !

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buen resumen: "la dependencia como arma de destrucción masiva" :(

      Muchos para ti, guapísima

      Eliminar
  8. Fantástico tu relato, querida. In crescendo, como quien no quiere la cosa. Me has recordado tanto a Delibes! El final, me había parecido irónico total, pero eo que los demás comentaristas piensan que es tal cual lo describes. Es impresionante y lo peor es que sí hay muchas parejas que viven así. Así que con tu permiso, me quedo con mi rimer lectura; que esta mujer disfrute de su vida y que la espere sentado, perdón tumbado.
    Enhorabuena Mariñua, me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isolda, me ha dado escalofrío cuando has dicho que te he recordado a Delibes... ¡¡esos son palabras mayores, niña!!

      Eso, que la espere tumbado y a dos metros bajo tierra

      Abrazos para ti

      Eliminar
  9. Lo malo que seguro que hay casos en que incluso la realidad supera la ficción...Ya te lo han comentado por arriba, esta señora merece otro final.

    Besos
    Pepe Gonce

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno comprobar que os gustan los finales felices :) pero, como tú dices Pepe, la realidad supera la ficción en muchos casos.

      Besos para ti (y cia.)

      Eliminar
  10. Cuanta tristeza mi querida mami...y cuanta realidad por desgracia para much@s.
    De veras que sí que hay vidas que se escapan y fluyen dentro de círculos de humo.

    Un beso, preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beso para ti querida Bea :) luchemos para no ser de esas vidas que fluyen dentro de aros de humo

      Eliminar

  11. Que bueno, Mari Luz. Me encanta el humor con que describes y la historia que nos hace reflexionar acerca de tantas mujeres atrapadas como en las de este magnífico relato. Enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nines. Me alegra que te guste. Es duro saber que la realidad sí que supera la ficción en muchas situaciones.

      Abrazo para ti

      Eliminar
  12. Me da que no,... vamos que... NO. Que esa mujer no dormirá para siempre al lado de ese... Jolín... ¿gusano?.
    Ése se va a quedar la mar de anchito en su caja preparada.

    ¡Qué triste relato, bichi, y al final se me escapó la risa!.
    ¡Qué mala!.

    Un millón de besos y abrazos al cuadrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te hago reír ya tengo la recompensa :)

      Todos ellos al cubo para ti ¡bicho!

      Eliminar
  13. CON CUÁNTOS TABÚES A VECES VIVIMOS, VERDAD? Y NOS PERDEMOS MUCHA VIDA.TREMENDO RELATO .ME ENCANTAAAAAA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, amigo poeta... demasiados tabúes; me hace feliz que te guste :)

      Tres abrazos para ti enteros

      Eliminar
  14. Conozco varios casos de "cuánto se querían", alguno muy próximo. Prefiero los que rompen los lazos, aunque se conviertan en "ay que ver qué mala persona, con lo que él la quiere" :) Ay, si los vivos hablaran... :) Un beso, Mariluz.

    ResponderEliminar


  15. Quién no quiere sentirse feliz siempre, y aunque la felicidad parezca a veces inalcanzable debemos luchar por conseguir esos momentos que poblarán nuestros recuerdos y nos ayudarán en momentos de absoluta opacidad.

    Esta semana he estado de viaje y me he demorado sin apenas darme cuenta. Pero hoy tengo el gusto de pasar a saludarte y desearte un magnífico fin de semana!!

    Sin olvidar que la mejor canción es la sonrisa de tus ojos,
    melodías poéticas que mecen mis sueños.

    Atte.
    María Del Carmen




    ResponderEliminar