9 de octubre de 2012

El chivo expiatorio

El chivo expiatorio - William Holman Hunt - 1854-1855
Óleo sobre lienzo - Manchester Art Gallery, Manchester

A orillas de un mar muerto
yace la impudicia de los poderosos
en ofrenda permanente
por nuestros ilusos deseos de ser iguales.

La descarnada ambición 
de los de abajo,
elevados a categorías impensables
en épocas no tan lejanas,
ha superado la avaricia
de los dominadores del bienestar.

El alumno aventajó al maestro
y éstos cargan su derrota
contra las bases de todas las sociedades.

Se borró la fina línea
que separa dignidad de dignatario
y entre Sodoma y Gomorra quedó petrificada 
-en estatua de sal convertida-
LA JUSTICIA.

Como chivo expiatorio de una sociedad maltratada.

(MariluzGH)

18 comentarios:

  1. Qué verdades tan bien dichas. La estrofa y la frase final ya valen el poema entero. Así es, Mariluz, todavía me resisto a creer que vamos a ese mar muerto, pero soy consciente que cuesta cada día más trabajo.
    Un beso fuerte, esperemos que estos no falten nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Resistiremos ¡seguro! pero qué difícil nos lo ponen, querida Isolda... ¡qué difícil!

      fortísimo para ti desde esta orilla y mientras haya sombra no nos faltarán :)

      Eliminar
  2. protesta de un calibre poético inmejorable!!!!! si, todo lo tergiversamos los humanos en contra los mismos humanos. y la igualdad toma tinte de abstracto.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo para ti querido poeta. ¡Qué bien has leído el trasfondo!

      Eliminar
  3. La justicia, casi siempre tan injusta.

    Protestar poetizando.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso con ella misma, Trini :(

      Besos para ti

      Eliminar
  4. Cuánta verdad reflejan tus palabras, Mariluz. Y qué apropiada la imagen. Todo se resume en dos palabras. Estamos deshumanizándonos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando vi el cuadro me brotaron solas las palabras... a veces me ocurre así y a tenor de los tiempos que vivimos, me dejé llevar

      dos abrazos

      Eliminar
  5. Uff , muy profundo, amiga..
    Abrazos a montones

    ResponderEliminar
  6. Que hermosa manera de decirlo Mariluz, soberbio!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Precioso texto, Mariluz, y preciosa música de fondo, que lo hace aún más emotivo. Besico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra coincidir en gustos musicales, Diego.

      Gracias por tus palabras. Besos :)

      Eliminar
  8. A veces creo que la justicia no es ciega por su imparcialidad, sino, que se ha arrancado los ojos al ver tantas quimeras copulando en su nombre.

    Querida amiga, vuelvo, porque donde se es bien tratado e invitado a pensar a través de los versos no se puede dejar atrás, ni mucho menos ser ingrato. Besos apreciada, el largo tiempo lejos de estos lares me ratifican el gusto de leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena interpretación de la justicia, querido Carlos

      Me hace feliz tu regreso :) dos abrazos

      Eliminar
  9. Querida amiga
    Te noto hace un tiempo, algo así como defraudada de la humanidad toda.
    Está bien que lo escribas, el escribir nos libera pero, me apena, aunque comparto o quizás por eso, tu sentir
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. No me parece nada justo que se nos culpe a nosotros, los ciudadanos, de la crisis financiera por el consumo masivo de créditos para vivir por encima de nuestras posibilidades -ví y escuché el programa del domingo pasado de Jordi Évole, Salvados-;las entidades financieras fueron los que favorecieron y facilitaron que cualquier habitante o la inmensa mayoría puedieran acceder a un crédito fácil, rápido y sin comprobar si realmente tenía posibilidades reales de reembolsar esa cantidad. Son ellos los principales culpables, los que nos pusieron los caramelos en las manos, muy cerca de nuestra boca.

    Un abrazo Mariluz

    ResponderEliminar