20 de junio de 2011

El reencuentro


La niebla crea incertidumbres, sombras chinescas que hacen galopar el corazón a ritmo desbocado y consigue que dudemos hasta de nuestra propia presencia.
Las manos surcadas de profundas arrugas, con prominentes y sinuosos ríos azulados descansan sobre el embozo de la sábana. La palidez embellece unos dedos finos, largos y bien cuidados, pero fríos y rígidos como garfios. A veces, sin motivo aparente, se encogen en un colvulso movimiento convirtiéndolos en una garra defensiva y temerosa. Es el instinto -piensa- ¿tal vez el miedo?

Ya ha perdido la cuenta, pero son muchos años en esa denigrante posición, expuesto a las miradas críticas y de asco que todo visitante le prodiga. Expuesto en una vitrina como un animal salvaje...

- ¡Ah si pudiera levantarme de aquí!... ¡si aún tuviera mis piernas!... Habéis venido a ver mi declive, lo advierto en vuestros ojos. Pero no os reconozco. ¡¡No sé quiénes sóis!!... no sóis mi gente, ni mi pueblo, ni mi raza... ¡Hablad! ¿o es que aún me tenéis miedo?

- Te has equivocado en todo: no tenemos miedo; somos de tu misma raza; tu mismo pueblo; somos tu gente y no venimos a ver tu declive sino a liberarte. Porque nosotros somos libres.

Y desaparecieron entre la niebla.

Los dedos se relajan y vuelven a su posición de durmiente. Siente fluir la sangre más allá de las caderas, como si renacieran nuevas piernas, vivas y fuertes como leños. El sopor se apodera de su consciencia y trata de recordar quién es.

El baile de caras es incesante. Enloquecidas espirales de caras desfilan por su cabeza. -¡No, no están en mi cabeza sino en la habitación!- Todas diferentes pero con un rasgo común: el miedo. Y cuando lo descubre, siente renacer su poder, acrecentarse su orgullo. -¡¡Venid malditos. Volved!!- Y como por arte de magia se materializan todas las caras... millones de ellas. Quietas y espectantes. Pero lejos de mostrar miedo, sus labios sonríen abiertamente y con satisfacción.

Todo volvía a empezar de nuevo... -¡¡No... piedad... piedad!!-

-¡¡Pelotón!!... ¡¡apunten!!... ¡¡¡Fuego!!!

Humillado y herido de muerte cae desmadejado sobre una balsa de cal viva, donde cientos de cuerpos -con su misma cara- le están esperando. Pero él vive y -en su agonía- nota las quemaduras, el descarnarse... y el atroz sufrimiento le impide morir con dignidad.

-¿Nos recuerdas ahora? -articulan en una sola voz todas las bocas.

-¡Piedad. Os lo suplico! Dejadme morir y pagar mis culpas. Acabad con este sufrimiento constante.

-¿Quieres pagar tus culpas y reclamas piedad?... ¿qué culpa tuvimos nosotros?... ¿dónde guardabas tu piedad mientras nos mandabas fusilar; quemar en hornos; desollar -peor que a animales- con tus bombas de napalm; asfixiarnos con gas; hacernos saltar por los aires con tus bombas antipersonas; ahogarnos en ríos y mares profundos arrojados desde aviones como fardos inanimados?... ¿dónde tu misericordia mientras nos violaban y usaban como desahogo de cientos de brutos deshumanizados como tú?... dime ¿dónde tu humanidad y nuestra culpa?...

Pero no temas. Hemos venido a liberarte. ¿Ves? ya vuelves a estar en la camilla -carcomido por la enfermedad- sin brazos, sin piernas, con medio tronco y sin boca...

Mañana volveremos para divertirnos un rato más, todos juntos.

La niebla se va extendiendo por la habitación lentamente y en su sopor vuelve a encontrarse con las caras de siempre
...

-Doctor ¡mire! una lágrima...

-Eso es imposible, enfermera. Éste muñón no tiene apenas corazón y le falta la parte del cerebro que gobierna los sentimientos. Deje de perder el tiempo con él y continúe su recorrido.

...

La multitud de caras sonrientes que rodea su camilla va materializándose... -¿estás preparado?
(MariluzGH)
Safe Creative #1106179489208
________
La imagen estaba en la red, si es de tu propiedad y no consideras oportuno verla en este blog avísame y será retirada de inmediato.

23 comentarios:

  1. Muy profundo, un miedo el de ese ser al que la mayoria habremos de enfrentarnos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué microrrelato más espeluznante!.

    La venganza se sirve en plato frío y, ese monstruo, se merecía ese infierno en ¿vida?.

    Besos y abrazos. Muchos, muchos, muchos.

    ResponderEliminar
  3. MaríLuz, me ha sorprendido mucho este relato tuyo. Me ha sorprendido en forma y fondo.
    Además me he quedado sobrecogida y sin palabras.
    El horror de un ser que provocó el horror a miles de seres...El reencuentro brutal.


    Besos

    ResponderEliminar
  4. Genial, Mariluz,
    Duro, pero conexo. El mal se paga tarde o temprano y a un alto precio.
    Un relato tan sobrecogedor, como espeluznante.
    Enhorabuena.
    Besos de lunes

    ResponderEliminar
  5. Impresiona el relato mariluz jejejje.

    Bueno, amiga, me paso por tu rincón para desearte un muy feliz verano, pues éste tercer componente del regalo se va de vacaciones. te seguiré/leeré en la medida de lo posible.

    Besos de elregalodetupresencia

    ResponderEliminar
  6. La fuerza de tu narrativa y las imagenes tan vívidas....maravilloso.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Pasar por tu casa, es como no sentirse solo. Un placer siempre, volver.

    Saludos!

    ResponderEliminar

  8. S iento por mis amig@s una...

    A dmiración
    M agistral
    I rradiando
    S onrisas
    T odas ellas
    A rmónicamente
    D eseadas

    Con cálido afecto para ti, al encontrarme paseando por este espacio que acoge las visitas con un abrazo de sentimientos abiertos en la cúspide virtual.

    ¡¡Sin antes no olvidarme de desearte un inicio de semana fabuloso al menos!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  9. es la segunda vez que escribo, me roba el comentario cuando lo envio.
    decía que estos verdugos, la mayoria safó de la justicia, al menos este, sufre en la fantasía la venganza de sus víctimas
    saludos querida Mariluz

    ResponderEliminar
  10. Hola, es muy bueno tu relato, te felicito.
    Nos vemos pronto!!
    Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  11. ¡TE LUCISTE!

    Que buen escrito te has "echa`o" mujer...

    Vaya deliberación de fuerza, de intensidad, y lo que va con ese ingrediente me llega directo a la vena.

    Las imágenes son contundentes, por todo lado que se lea (mire) hay una genial escena.

    El doble cierre es fenomenal.
    Las preguntas donde deben ir y dejandonos atónitas/os.

    Vayaaaaaa que gran escrito.
    Un abrazo grande mamiluz.
    Besos y abrazos x 2

    ResponderEliminar
  12. EXCITANTE CREATIVIDAD!!!!!
    BESOSSSSSSSSSS

    ResponderEliminar
  13. Ay, ojala sea cierto que el mal se termina pagando... Un relato espeluznante pero magnificamente escrito.

    Tan espeluznante como atrapador.

    Un abrazo fuerte, amiga

    ResponderEliminar
  14. Mis felicitaciones por tu escrito mi querida amiga Mariluz.
    Es un placer leer tus entradas de post siempre que entro a tu blog me gusta lo que escribes y como lo escribes.

    Besos de luz y de color.

    ResponderEliminar
  15. Mariluz, desgarrador relato! me has dejado pensando. para volver a leer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. luego más tarde te escribo.

    hasta luego.

    ResponderEliminar
  17. Cautivante, me encantan tus minirelatos.
    Los sentimientos jamás deben ser gobernados por el cerebro.
    Gracias por tu visita y tus palabras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Ante todo: enhorabuena, este relato sobrepasa, superando y aventajando tu estilo y forma de escribir.

    He intentado imaginar a quien se lo dedicas, a la cantidad de tiranos, déspotas y opresores que han existido y existen en la actualidad. Como te plantearías una posible vendetta, así como resarcimiento solo para escuchar implorar su perdón entre ruegos y lágrimas.

    Me gustó, tiene mucha fuerza.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Me aturdes, me elevas, me haces latir corazón con tus palabras!

    Gracias por todo eso :)

    =) HUMO

    ResponderEliminar

  20. La vida tiene un trayecto corto, por eso es importante romper las reglas y tomar la iniciativa...

    En perdonar y olvidar a los que han dañado, sin guardar rencor, ser sinceros con nosotros mismos y con los demás, reír a mandíbula abierta y nunca, nunca, olvidarse de ser feliz y así vamos forjando un mañana más transparente.

    Al menos lo intento, y deseo que seas feliz hoy, el resto de semana y siempre!!

    Te aprecia

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  21. Buen finde para ti también preciosa!!

    TQ.

    Marí

    ResponderEliminar
  22. Hola Mariluz,relato tremendo y estremecedor...la mano del hombre es capaz de todo y estos horrores siempre se terminan pagando. es un placer pasar por tu casa.

    Un abrazo!
    Isabel

    ResponderEliminar
  23. Qué intensidad tiene este relato.Me ha estremecido.
    Muy bien logrado.Felicitaciones!!!
    Acaso ... la conciencia sea, en algún momento ,el verdugo implacable.
    Por lo menos ... debería serlo.
    Besos.

    ResponderEliminar