9 de enero de 2011

El miedo

Cuando la tarde termina
y el cegador sol se duerme;
un sueño de horrores germina.

Abriendo paso a su suerte
corre la niña asustada
para escapar de la muerte.

¿Habrá que esperar a mañana
para comprobar si es fuerte
o el susto quedará en nada
y se reirá la gente?

(MariluzGH)
Safe Creative #1101098227771

18 comentarios:

  1. Que no se ría la gente,
    el susto siempre nos llega,
    más tarde o más temprano,
    incluso a los más valientes.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  2. jajajaja... ¡bravo Maia!

    dos besos

    ResponderEliminar
  3. Por mucho que se ría la gente, el susto se lo llevó la niña...
    El miedo y la muerte, siempre al acecho.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que la niña es fuerte y el susto quedará en la nada...
    Maravilloso escrito!

    ResponderEliminar
  5. Yo he sentido miedo, más a la vida que a la muerte, a veces en las madrugadas, cuando el silencio calla a la gente. Mejor me rio y escapo, y te agradezco los versos.

    un fuerte abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, ya se sabe, "el sueño de la razon produce monstruos"...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  7. Con la lentitud que aporta la tranquilidad paso a disfrutar un día más de tus letras enlazadas con el primor de la pluma que sabe sonreír en cada renglón escrito...

    Hoy es día de fiesta y armonía para pasearse por las verjas de los amigos y posar en ellas un suspiro emocionado al ir encontrando el afecto que nos abre la puerta incondicionalmente y nos dice adelante...

    Un beso y un ramito de azaleas para que sigan guardando tus pensamientos llenos de sentimientos...

    TQ.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  8. No sé porqué pero quiero pensar que en cuanto salga el sol, esa asustadiza, frágil y chica endeble, se revistirá de una capa protectora que le hará encajar y soportar toda clase de vicisitudes. Eso hacemos todas las personas, hay momentos para la debilidad e instantes para la entereza y el carácter.

    Un saludo, cada día escribes mejor.

    ResponderEliminar
  9. Parece que nos hemos puesto de acuerdo en el tema. Dile a tu niña, a la del poema, que se tape los oídos y la muerte no la alcanzará.

    Es precioso tu poema cielo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Precioso poema, Mariluz, aunque la niña haya quedado asustada huyendo de la muerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué se rían! más vale nada que "un susto de muerte".

    Abzos Mariluz, te deseo un gran 2011!!!!!

    ResponderEliminar
  12. Es genial tu escrito y da mucha tela que cortar.

    El miedo es alimento dañino, de ese que nos puede destruir si seguimos comiendo.

    Pero si lo dejamos por fuera de nuestra "dieta diaria" y vivimos sanamente sin él, podemos vivir.

    El miedo puede meterse hasta nuestras entrañas, o podemos mandarlo a volar con el viento.

    Un abrazo mamiluz.
    Cuidate mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. El miedo es libre según dice el refrán, y qué terrible es.
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  14. Hola Mariluz! el miedo a veces nos domina y no debemos dejarnos llevar por el... La niña espero que corra mejor suerte, quiza ha sido un mal sueño pese a todo.

    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  15. Hola amig@ el saludo de este fin de semana lo he dejado en el blog Mis caricias del alma para todos los que me acompañais asiduamente, con un presente que preside la entrada, espero te guste.

    Ha sido adornado con la caricia de mis pupilas, la que te acerco al dejarte estas letras.

    TQ.

    Marí

    ResponderEliminar
  16. Mari Luz, no me molesta que juegues con mi apellido, en absoluto.
    Te sorprenderías al saber que pocas cosas me molestan:)

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Tu poema me ha recordado a un curioso ritual de iniciación a la edad adulta, de alguna tribu perdida de la selva, que he visto no sé donde...

    Al joven candidato,para pasar a formar parte del mundo adulto, se le deja en la selva sólo, toda la noche. Queda a su suerte, rodeado de noctámbulos e intimidantes sonidos que le angustian en la negrura. Pero debe resistir hasta que el alba haga su aparición, si quiere pasar con 'honor' a ser adulto.

    Durante esta larga noche, su padres y familia, tambien pasan con ansiedad y temor cada momento, en parte por lo que pudiera ocurrir al joven en lo profundo e intrincado de una selva amenazante y nocturna, en parte con el recelo de que el todavía adolescente, no tenga el valor de superar la prueba con éxito.

    Me llegó aquel ritual y me ha llegado este poema que nos enfrenta con este sentimiento eterno del miedo y con la pregunta que nos hace: '¿Habrá que esperar a mañana para comprobar si es fuerte o el susto quedará en nada y se reirá de la gente?'

    Te felicito por la reflexión y por las letras.

    Un montón de abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Todo el mundo es muy valiente, pero cuando llega la noche y ves sombras por todas partes la imaginación hace estragos.
    Después amanece y ves que eran los puñeteros muebles de la habitación y la ropa que dejaste tirada.
    Besos.

    ResponderEliminar